El Gato con Botas

El gato con botas

El cuento de el Gato con Botas

El gato con botas es uno de los cuentos mas leído y favorito de niños y grandes ya que que también formó en sus vidas y siempre que se lee nos trae recuerdos.

El molinero y El Gato con Botas

Había una vez un viejo molinero que tenía tres hijos y tras su muerte solo les dejo de herencia el molino para el mayor, un asno para el mediano y un gato para el más pequeño, este último se lamentó por lo que le dejo su padre.

¡Imagínate que voy a hacer con un gato!, mis hermanos por lo menos algo producirán con su herencia, pero yo que podría hacer con un gato.

g5

El gato al escuchar todo lo que decía su nuevo amo le contesto:

¡No se preocupe mi señor, le aseguro que si me das un par de botas y un saco le demostrare lo valioso que soy!

El amo todo incrédulo pero sin opciones le dio al gato lo que pedía.

El gato era astuto colocándose sus botas se amarro su bolso y se fue al monte, llenado su saco con trampas se hizo el muerto junto a los pastizales y de inmediato cayo en la bolsa un conejo al cual atrapo.

g2 scaled
Puss in boots fairy tale character. Tiger with a sword, shield and helmet. Cat in a costume of a medieval warrior, knight. Vector illustration isolated on white background.

 El molinero y el gato con botas. Dirigiéndose al Palacio del Rey, pidió una audiencia con su majestad, una vez dentro reverencio a su Rey entregando la presa como obsequio de parte de su Amo el Márquez de Carabas, así título el gato con botas a su dueño.

El Rey agradeció su gesto, días después el gato con botas, salió y caso unas perdices una vez más se las llevó al Rey, quien en esta ocasión le agradeció con una generosa propina. Así pasaron algunos meses, el gato con botas le llevaba lo que cazaba al Rey en nombre de su amo el Marques de Carabas.

Un día el gato con botas se enteró que el Rey iba a dar un paseo cerca del rio con su hija, oportunidad que el gato con botas no podía perder, rápidamente le dijo a su amo:

Haced lo que le digo esta es la oportunidad que tienes para obtener lo que ha soñado, el amo con algo de duda, pero sin nada que perder acepto. ¡Acudid al rio y bañaros en la ladera sur yo me encargo de lo demás! Dijo el Gato con Botas.

El amo se fue al rio al pasar la carroza del Rey cerca, el Gato con botas comenzó a gritar desesperadamente ¡El Marques se está ahogando! ¡Auxilio se ahoga!, el Rey rápido se asomó por la ventana de su carruaje vio al gato y lo identifico, era el gato con botas que le había llevado los obsequios y de inmediato ordeno a sus guardias detenerse he ir a ayudarle.

Mientras los guardias del Rey sacaban a su amo del rio el gato con botas se acercó a la carroza donde le contó al Rey que su amo el Márquez de Carabas, había sido interceptado por ladrones quien lo dejaron sin ropa tirado en el rio. En agradecimiento por los regalos recibidos el Rey mando a sus criados a que le dieran un buen traje al Márquez.

g1 scaled

Listo ya y con ese lindo atuendo y por su bonito parecer el Márquez no tardo en llamar la atención de la hija del Rey, en vista de eso el Rey lo invitó acompañarlos en su paseo, que por cierto el Márquez gustoso acepto.

El gato con botas avanzó y delante de la carroza, a su paso encontró unos campesinos cortando trigo y al instante les dijo ¡Buenas hermosas personas, cuando el Rey les pregunte de quien son estas tierras le dirán que pertenecen al Márquez de Carabas, si no los hare picadillo de carne!

¿Al pasar el Rey amablemente pregunto a los campesinos y de quien son éstas tierra que producen estos hermosos granos de trigo?, los campesinos respondieron ¡Son del Márquez de Carabas!

Tras el recorrido se encontraron con varios campesinos en grandes extensiones de tierra y diferentes siembras, a todos ya el gato con botas los había amenazado con que los iba a volver picadillo para pastel de carne si no decían que todas esas propiedades eran del Márquez y todos al momento de hablar con el Rey afirmaron que su dueño era el Márquez de Carabas.

Maravillado el Rey felicitó al Márquez de Carabas, estaba muy contento por todo el producto que generaban esas tierras y de paso fueran de él.

El Ogro y El Gato con Botas

Andando unos pasos más adelante, el gato con botas llego a un castillo donde vivía un Ogro, quien era el dueño verdadero de todas las tierras que el Rey había recorrido, y ya el gato con botas sabía bien quien era el Ogro para quien tenía un plan.

Al llegar pidió hablar con el Ogro, quien lo recibió amigablemente y para entonces el Gato con Botas con palabras muy finas y elocuentes le dijo; Mi Señor, he escuchado que tienes el poder de convertirte en la criatura que desees, pudieras convertirte en un león, elefante u otro animal si lo quisieras, y el Ogro respondió: Si claro puedo ser la criatura que yo desee y al instante se convirtió en un enorme León, el gato rápidamente pego un brinco de susto.

g3 scaled
Puss in boots. Children illustration. Isolated objects on white background. Vector illustration.

El Ogro se disculpó y el Gato con Botas aunque un poco asustado,  siguió conversando: ¿solo en cosas grandes te puedes convertir? O ¿también puedes convertirte en animales pequeños algo así como una rata o un ratón?, el Ogro sin pensar se convirtió en un ratón para demostrarle al Gato con Botas,  con hechos lo que podía hacer, más rápido que en lo que el Ogro se convirtió en ratón el gato con botas saltó encima de él y se lo comió.

Al poco tiempo entró al Castillo la carroza que traía al Rey junto a su hija y al Márquez de Carabas, fueron recibidos por el Gato con Botas quien en medio de reverencias y un gran banquete que el Ogro tenia organizada desde antes, paseo al Rey y a su hija por el Castillo.

La moraleja de El Gato con Botas

El Rey estaba muy complacido con tanto esplendor y ya que su hija estaba interesada les propuso casarlos, ellos aceptaron, esa misma tarde se celebró la boda y fueron felices, desde entonces el Gato con Botas descanso y de vez en cuando correteaba ratones.

Te invito a que descubras mas de el gato con botas aquí y también que sigas leyendo de nuestras extraordinarias historias aquí.

Leave a Reply